jueves, 27 de agosto de 2009

Recomendaciones generales para la información pública de la ciencia

Es importante que los investigadores comuniquen sus resultados a todo público. Hacerlo así impulsaría el valor social de su trabajo, la reputación de su institución y también, por qué no, su reputación personal.

La comunicación social es una especialidad y una profesión que requiere de habilidades y conocimientos particulares. Los investigadores científicos no estarían obligados a ser expertos en llevar a cabo acciones sistemáticas, institucionales, de comunicación social -aunque existen quienes tienen la vocación -, pero sí participar directamente, de la mejor manera posible, con los periodistas y/o con los especialistas en la comunicación social de la ciencia para dar a conocer las conclusiones de sus quehaceres, para que sean presentadas con la mayor exactitud y reducir las potenciales deformaciones.

Esta (que debiera ser) obligación, es alusiva a todas las disciplinas científicas, en particular aquellas directamente relacionadas con los ciudadanos, como las ciencias médicas y biológicas, a través de las cuales el público puede percibir la importancia de la investigación por su cercanía a sus propias condiciones, conductas y modos de vida. Y con aquellas disciplinas que no están directamente relacionadas con la cotidianeidad del público, hacer el esfuerzo extraordinario, con apoyo de especialistas de la comunicación, para buscar el contacto más aproximado de la investigación científica con la vida cotidiana de los ciudadanos.

Para lograr la exactitud y reducir al mínimo la potencial distorsión de las conclusiones, en la elaboración de la información destinada al público, se proponen las siguientes consideraciones.
  • Cuidar la credibilidad o “buena imagen” de la ciencia, los científicos y sus instituciones en la percepción pública.
  • Tener siempre presente que toda información y actividad, deliberada o no, que se haga pública redundará en la buena, mala o nula imagen de la institución en su conjunto.
  • Es necesario que los proyectos de información pública sean parte integral de los planes y proyectos estratégicos o de oportunidad de los institutos y centros de investigación.
  • Las investigaciones y artículos publicados en revistas arbitradas son preferibles a otros temas susceptibles de información para el público.
Las sugerencias en las siguientes entregas es deseable que se lleven a cabo por personal especializado de oficinas de información pública. Sin embargo, en México, la mayoría de los institutos y centros de investigación carecen de estas oficinas o del personal dedicado a ello y no parece haber mucho interés en crearlos, no obstante ser necesarios. Sin embargo, pueden ser de utilidad para cualquier instituto, centro o investigador individual, interesados en dar a conocer a la opinión pública los avances y resultados de sus investigaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada